- gastos de envío gratuitos en toda España

Ir a la Shop

Sí te hace feliz, hazlo.

Este verano ha sido el que menos morena me he puesto. Teniendo en cuenta que nunca me pongo morena, os podéis hacer una idea de las veces que he pisado la playa. Pero hay una buena razón para ello y es que estos últimos meses han sido una torbellino de creación y planes de futuro en casa Palmito. Un torbellino intenso, lleno de color y realmente satisfactorio porque me ha permitido meterme de lleno en un proceso creativo que nunca antes había disfrutado tanto.

 Del salón, a la cocina, de la cocina al sofá, he ido diseñando y creando con estás manitas a las que tanto quiero y bien se merecen una buena manicura a estas alturas. Las ideas han fluido. Unas se han hecho realidad, otras se han dado de bruces contra una puerta de cristal. Pero todas, todas, han supuesto un pasito más en el camino para esta nueva etapa en Palmito Shop que tanto ansiaba.

 ¡Por fin me decidí a tener mi propia web! Necesitaba un lugar que sintiera como mío para mostrar mis creaciones y con ello ha venido esa auto-exigencia de querer elaborar diseños que nunca dudara en ponerme cualquier día de la semana y en cualquier momento. ¿El resultado? Mejor os dejo a vosotras decidirlo. Solo puedo decir que las mariposas en el estómago son muy intensas y se me pone cara de madre orgullosa cuando veo todos los pendientes y demás juntitos.

 En esta nueva temporada, veréis gran variedad de estilos en Palmito Shop. Nunca he sido yo fiel al 100% de ningún estilo y es que soy de fácil llevar si el color y la simpatía predominan. Y eso es lo que vuestros ojos van a captar. Colores, formas y detalles que alegraran vuestras orejas y hasta el outfit más sobrio. ¿Quién dijo que en otoño no se puede pecar de colorida? Nadie, nunca, ever.

 Y terminando esta primera entrada de mi primer blog me ha venido a la mente una anécdota de hace muchos años. Tendría unos 15, cruzaba el Puente de los Peligros en Murcia city y llevaba yo, toda feliz, unos pantalones de rayas rosas y blancas, bien de color. Un señor desde su coche (primitivo como el solo) pensó que era buena idea gritarme lo que pensaba de mi: -¡Horteeeeera, qué pantalones más feos!- Os podéis imaginar mi cara y la sensación que me creó. Nunca me he olvidado de ese momento, ni quiero hacerlo. Porque oiga, señor primitivo, ya quisiera usted poder crear cosas bonitas y sentirse la mar de feliz y orgullosa llevándolas. Y si van cargadas de color, mejor que mejor.

¡A lucir Palmito como os dé la gana!

 Abrazos chillaos 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Palmito Shop

Pendientes alegres para orejitas felices

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.